ETAPA DE TRANSICION

cn26

Editori@l

Revista Conclusiones Nº 26 | Julio 2011

Lo que caracteriza el curso actual económico, político y social del mundo es la clara entrada en una etapa de transición a una nueva sociedad. Un curso que se vuelve en el tiempo irreversible porque se unen, conjugan en el espacio del curso de la historia, los dos factores, ejes centrales de construcción de la humanidad como sociedad desde el comienzo de los tiempos: La economía de producción y el poder de control sobre ésta. Como han analizado los maestros del socialismo y plasmado en un programa concreto Marx y Engels con el Manifiesto Comunista, la tribu avanza a una sociedad que necesita producir más y mejor para cubrir las necesidades del individuo. Allí se abre el espacio con las contradicciones entre la necesidad del individuo y la producción colectiva, con la diferenciación de las clases en la apropiación de los bienes de consumo y acumulación. Un curso que, hasta ahora, ha sido la negación en la vereda del frente de su origen, y motor de la historia: La Lucha de Clases. Pero en las últimas décadas del Siglo XX y apoyado en el cambio que se produce en todo el proceso de producción y distribución, con la irrupción de la Revolución Rusa y el primer Estado Obrero de la historia, a esta lucha social se suma con fuerza cada vez más determinante otra e imparable rebelión para el sistema capitalista: La Rebelión de las fuerzas Productivas.
Nunca antes en el curso de la historia de la civilización humana se había producido este concentrado doble proceso, más allá de que Marx lo había previsto y Lenin reafirmó en “el imperialismo fase superior y última del capitalismo”. Situación combinada que, prevista por los maestros del socialismo y el marxismo como método de aplicación, hoy ya son factores determinantes de una crisis mundial del sistema y para la cual no tiene salida propia sino una combinación de factores macroeconómicos al que determinamos como Primera Fase de la Transición al Socialismo.
Las direcciones económico-políticas de la derecha, que ciertamente no se califican o dudan de hacerlo así, tienen un objetivo concreto que los une por sobre las diferencias de intereses individuales, el interés de clase explotadora. En el campo de las masas trabajadoras, en todos sus niveles sociales, la discusión se hace más difícil porque no encuentran la herramienta que unifique objetivos, propósitos y métodos de accionar. Es decir cómo lograr que las ideas y METODO DE APLICACIÓN ENCUENTREN LAS VIAS DE PODER EMPONDERARSE EN LA REALIDAD DIARIA DE LA LUCHA DE CLASES COMO PARTE O DIRECCIÓN DE ELLA.
Hay en esta etapa, con profundidad enorme un levantamiento de la humanidad contra todo lo que coarte la libertad y el primer derecho humano que es a la vida digna. Millones de jóvenes y no tanto se manifiestan en todo el mundo por afuera de los carriles clásicos de las organizaciones sindicales, políticas y sociales. Aunque no contra éstos sino no dependiendo de ellos sea en lo electoral, sindical o social de la lucha de clases contra el sistema.
Ello es producto de un real divorcio entre las direcciones y su carga de contradicciones burocráticas, individualistas, protagonismo y hasta hedonismo y las masas. Pero ello no significa que el curso se detenga, ni siquiera que tenga serios desvíos de su curso ascendente, sino que en ello se expresa, desde nuestro punto de vista y análisis, QUE HAY UNA REFLEXIÓN SOCIAL MUNDIAL QUE SE EXPRESA COMBINADAMENTE EN LA CONCIENCIA DE LAS MASAS.
Ello confirma lo que previo el maestro J.Posadas acerca de que la humanidad ya estaba apta para el socialismo. Ahora bien, nosotros y no como compensación a la inexistencia formal de la URSS y el llamado “campo socialista”, sino como confirmación del análisis marxista, le incorporamos a la lucha de clases, una línea paralela indestructible a ese análisis, que es LA REBELIÓN DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS. Creemos que es allí en las coordenadas de ambas, unidas por billones de miles de venas conductoras entre sí desde la casa, el trabajo, el barrio, la zona territorial, provincial-departamental, a lo nacional y mundial, que por un lado avanza un curso objetivo que aún no se armoniza con el subjetivo. Y ello produce una contradicción, no antagónica al progreso de la humanidad, pero que sí exige y PONE A PRUEBA SU CAPACIDAD DE CREACIÓN DE UNA DIRECCIÓN HOMOGÉNEA PARA PODER RESOLVER EL PROBLEMA DE LA ETAPA DE TRANSICIÓN.
Asistimos y vemos desigualdades en el curso de la revolución social en el mundo, como constatamos que NO EXISTE ANTAGONISMO ALGUNO ENTRE ELLAS. Por el contrario, como planteaba J.Posadas, apoyándose en Don León Trotski y su teoría-práctica de La Revolución Permanente, allí se expresa claramente cómo se desenvuelve partiendo siempre de los puntos más elevados que va dando el curso. Que a su vez no significa, por ejemplo en España, Grecia o Bélgica, Italia el plantearse EL SOCIALISMO HOY, SINO LUCHAR POR UN SISTEMA QUE LOS REPRESENTE “porque éste no me representa ni acepta” como dicen “los indignados”.
He ahí una concentración dialéctica del curso que une a la revolución socialista base del objetivo de la lucha de clases, con la Rebelión de las Fuerzas Productivas. Al mismo tiempo que ello, que se da por naturaleza del curso ascendente de la historia de la civilización, no tiene una CORRESPONSALIA CON LAS DIRECCIONES CLASICAS, aunque al mismo tiempo no les niega papel y función.
Un ejemplo que creemos válido, como tantos otros en el mundo, es el que se produce en Brasil en que Lula contesta polémicamente a Dilma Roussef presidenta impulsada por él, sobre el tema de la apertura de “Los Libros de la Dictadura y represión”. La posición de Dilma no es en defensa de los militares y la represión, sino que al abrir esos LIBROS NEGROS, como los patronales de cualquier empresa capitalista en la economía, aparecerán TODOS LOS VERDADEROS ARTÍFICES DEL PORQUE DE LAS DICTADURAS Y LA REPRESIÓN SOCIAL COMO MEDIO DE SOSTENER EL SISTEMA CAPITALISTA EMPRESARIAL. Y en quien se apoya económicamente Dilma,( brillante economista del sistema pero que es parte de campo nuestro), que en la transición aún hay que depender del sistema? En las empresas capitalistas que incluye las trasnacionales y en la gran burguesía de San Pablo. Abrir los libros de la dictadura siempre conduce finalmente a que aparezcan con fuerza LA ALIANZA CIVICO-MILITAR en que se estructuran todos los golpes en America latina y el mundo.
Por eso muy bien Néstor Kirchner sacó el cuadro de Videla (exdictador) de la galería de honor del Ejército Argentino, pero solo sobrevoló al caracterizar quiénes estaban detrás de todo ello y solo cuando la lucha se hizo encarnizada, como ahora se está en esos casi límites de la lucha política, tuvo él en vida y la presidenta Cristina Fernández ahora, QUE TOCAR LOS INTERESES DE LAS CORPORACIONES DEL GRAN CAPITAL. Así la marcha peronista (canción que viene de la primera época de Perón, vuelve a cantarse completa donde dice ..”Combatiendo al capital…”, que en época de Menem y Duhalde la había cambiado por una mojigatería soslayando el anticapitalismo estructural del movimiento obrero peronista. Curso que con sus contradicciones es otra forma concreta de etapas de transición.
LA TRANSICION Y LA DIRECCION NECESARIA
Lula retoma el poder político desde la bases de masas obreras, campesinas, estudiantiles, profesionales y militares nacionalistas antiimperialistas. El compañero Lula retoma el poder político desde el campo de LA CLASE OBRERA. Allí aparece la contradicción entre los que no transitan por la lucha de clases, sino por la salida individual, el foquismo de los iluminados que terminan, una buena parte, en un anarquismo atrasado, fuera del progreso por el que las masas luchan cada día, que de fondo desconocen la lucha de clases, que no quiere decir desconocer el papel del individuo en la historia, como un factor social del progreso de la historia de la humanidad. Entonces terminan mirando el curso desde un balcón, que además equivocado que no les permite ver por donde pasa el curso y cual es su función. Que para avanzar en los gobiernos, en proceso de transición se debe inevitablemente ir al fondo de las cuestiones que hacen al conjunto del sistema. Es la confrontación entre los que no tienen confianza y los que sí partimos de la conciencia y la capacidad creadora de esta, en la capacidad social de los trabajadores del campo y las ciudades, de los estudiantes, profesionales, militares de lo que hace el tejido de la sociedad.
Vivimos la etapa que exige el deber de asumirse y organizarse a sí mismo y a un equipo como DIRIGENTE POLÍTICO. No es la de “líder” como le gusta lo vean, sino de DIRIGENTE SOCIAL DE MASAS. Los que no entienden ésto se van quedando detrás del curso corriendo el riesgo de quedar fuera incluso. El presidente Hugo Chávez no sólo que comprendió este proceso sino que empezó a intervenir en él para profundizarlo que significa con la política concreta de estar en la lucha por el socialismo, apoyándose en las masas trabajadoras de Venezuela, acortar los tiempos de la transición con las medidas económicas que propulsa y su iniciativa de organizar la V Internacional Revolucionaria y Socialista.
Esta etapa de la historia de la humanidad tiene un eje que es la Integración Regional como parte de la transición de una etapa primaria de la organización humana a la superior. El capitalismo es el último régimen que se basa en la propiedad privada de los medios de producción y distribución. Hoy se ve ya como obsoleta para resolver los problemas del crecimiento de la humanidad, de los propios progresos de cara el feudalismo que significó en el siglo XV/XVI el sistema capitalista. Ahora la etapa que avanza incontenible es la del socialismo. No hablamos aún del futuro comunismo de la organización natural de la sociedad, sino en que, volviendo a los orígenes de la primera comunidad humana, ésta se proyecta concientemente a la armonía entre la existencia material con la conciencia como estructura del intelecto.
LA INTEGRACION REGIONAL Y EL DESARROLLO NACIONAL
Hay que encarar esta, para nosotros, necesaria discusión pendiente por ahora en la mayoría de las direcciones de la sociedad, sean políticas, sindicales, profesionales, culturales. Y ello no es casualidad sino prepotencia del sistema capitalista que ya sabe que transita por el final de su ciclo histórico. Que ya se inició con la irrupción revolucionaria del primer Estado Obrero Soviético en 1917. Ello, como analizó J.Posadas, marcó el comienzo del fin del capitalismo, aunque éste llegase a concentrarse, y lo hizo en el imperialismo. Pero lo que éste no puede, hacer ni el sistema capitalista en conjunto, es IMPEDIR EL DESARROLLO DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS. Hacerlo es morir para el capitalismo porque el mismo aparece y crece en ese camino, apoyado en la explotación del trabajo como fuente de toda riqueza y esa fuerza integrarla a la economía capitalista. Entonces lo que hace es retardar lo máximo posible el progreso social, y negando el principio de la construcción del mercado, por el camino de la concentración del capitalismo, la selección de una parte de la humanidad, como la eliminación de todo lo que le estorbe. Y ello incluye como política nazi la desaparición de amplios sectores de la humanidad. Ellos buscan, y tratan de afirmar a una capa privilegiada, para darle oxigeno a los avances tecnológicos, informáticos como base de la concentración del capital. Un reciclaje permanente del mercado imposible de sostener por la propia estructura de explotación colectiva del trabajo.
El sistema imperialista con las empresas trasnacionales, ni siquiera necesita ya de las Naciones Unidas, la OEA, el FMI o el banco Mundial. La deuda externa de los países es superior, o endeudan una mayor parte en muchos casos a sus PBI. Eso que hace caer en verdaderos Default generalizados es consecuencia directa de esta donde la integración se hace en nombre de la concentración trasnacional del interés imperialista de las grandes naciones, como la Comunidad Europea, porque no van a resolver las asimetrías económicas sino a tragarse y colonizar a las débiles y el Euro es la herramienta.
En América latina la Integración regional es una necesidad básica para el desarrollo nacional porque además de permitir a los gobiernos y estados la planificación productiva de bienes y servicios en la región, ello de hecho se transforma en una barrera infranqueable al imperialismo y su política de dominación y colonización del área.
La Integración, entonces, no puede hacerse por la vía del empresariado privado que es además un socio permanente del capitalismo trasnacional, sino de lo que desde políticas económicas nacionales y regionales, se integre a todos los sectores que hacen a la producción y productividad es ello el papel del Estado con políticas de apoyo sostenido, es decir financieramente y desarrollo/creación de mercados regionales para los productos de esta economía de transición Discutir en bloque regionales en el mundo para destruir el poder de las trasnacionales, que inteligentemente si planifican donde y como hacerlo de la manera más económica, es decir, en forma socialista mundial.
El UNASUR, el banco del SUR, el ALBA-MERCOSUR, la moneda única de cambio etcétera es la base, en nuestra opinión, para afirmar un desarrollo industrial y agrario en forma inclusiva socialmente. Generando puestos de trabajo como repartiendo estos en los desocupados con la baja de las horas de trabajo con igual ingreso.
La Integración Regional en la actual etapa es una tarea central de todos los gobiernos del área, y en la que con la llegada de Ollanta Humala a la presidencia del Perú, va a encontrar otro hilo conductor, quebrándole el espinazo ala política contrarrevolucionaria que el imperialismo y el sistema en general, sostenía a toda costa por el Pacifico en América del Sur.
LOS PROFESIONALES Y MILITARES EN LA ETAPA
Por estas razones el capitalismo necesita denigrar y luego desaparecer a fuerzas en que se apoyó en sus inicios contra el feudalismo y la monarquía. La crisis de las fuerzas armadas en los países periféricos del sistema es eso. Ya no necesitan de ellos como fuerza de represión porque la tecnología militar les permite imponerse militarmente por medios tecnológicos. Pero lo que no pueden hacer es desarrollar una capa de la humanidad que siendo esclavos robots del sistema, luego ocupen los territorios y sometan a los pueblos conquistados. Una negación de los profesionales y técnicos de la industria, el campo, la cultura y las ciencias. Eso es Irak, Afganistán, Honduras, Medio Oriente, y en particular Libia ahora. Su poder de destrucción, siendo casi ilimitado, es tremendamente débil socialmente e incapaz de sostenerse.
Esa es la rebelión de los gobiernos, aún con políticas burguesas desarrollistas para el crecimiento económico, que se juntan, unen a las luchas de las masas y combinan así las fases de las etapas de transición. Eso se expresa claramente en America latina que vive una luminosa etapa de II Independencia política y liberación social.
Por ello es que aparecen los intentos de darle la estructura más elevada, como lo ha propuesto Hugo Chávez presidente de Venezuela Bolivariana, llamando a construir la 5ta Internacional. Llamado que es absolutamente correcto en el sentido y trascendencia histórica de progreso. Siendo así parte de una necesidad objetiva indetenible de la historia. El que no haya pronunciamientos de las direcciones, en nuestro análisis, esta puesto en uno de los acápites del presente Editori@l.
La etapa exige de los profesionales, militares, la cultura y el arte en general un papel sumamente importante. El actual sistema destruye incluso parte de todo lo que antes eran paradigmas de su sociedad. Así la familia, la educación y la cultura son elementos de la estructura social que son negados en la práctica. La crisis de la Iglesia en el mundo está apoyada en que el sistema ya no necesita de la estructura familiar, de la existencia del proletariado como mano de obra y fuerza de trabajo asalariada y barata. La rebelión de las fuerzas productivas le pone, también allí, un cepo al sistema. Por ello la discusión de este curso se hace imprescindible.
En anteriores análisis editoriales de Conclusiones, y otras publicaciones Posadistas se han planteado esta concepción de la etapa. Hace 25 años se planteó que la humanidad entraba en una etapa del “sinceramiento del curso histórico”, aún cuando todavía existía formalmente la URSS y el llamado “campo socialista”. Luego de la desaparición de la URSS como estado, no la base soviética de masas que está intacta en la Rusia actual, desde estos editoriales de Conclusiones planteamos que solo era una fase de “desvío transitorio del curso regenerativo del Estado Obrero”, como también posteriormente, que la crisis del sistema capitalista y su cabeza el imperialismo no era financiera sino económico-productiva y su imprescindible relación con el mercado con poder adquisitivo. Relación mundial que Marx y Engels ya habían previsto como la de una rebelión de las fuerzas productivas. Etapa en la que a cada progreso de la ciencia, su aplicación en el orden de la producción y la productividad en cualquier aspecto de la economía, generaba tensión sobre el sistema capitalista y desbalance social. Su mayor ganancia- la denominamos hace muchos años como “plusvalía acumulada”-, con doble negativa repercusión en la marginación de casi dos tercios de la humanidad. Que ello iba en camino por un lado necesario de conquistas imperialistas de las riquezas naturales, en particular las fuentes energéticas y el agua, como en la vereda del frente a los pueblos del mundo, como en la otra vereda los gobiernos nacionales en de la defensa de sus territorios, sus bienes iban a tener que avanzar en la integración regional y el enfrentamiento al imperialismo.
La etapa de transición ha comenzado, el sistema actual no puede reciclarse sin empezar a abandonar los patrones estructurales que le dieron continuidad en la historia de la civilización humana. Los progresos enormes de la producción y productividad, la concentración financiera, ya no son solución a las crisis antes cíclicas del sistema. No es un problema de medir tiempos sino de, al ir abriendo espacios, tener una política a la altura de estos acontecimientos únicos en la historia.
León Cristalli – Director.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>